Noticias y publicaciones
 

El Secreto del Museo Soumaya

Una estructura de forma libre, invisible ahora, convirtió en realidad la increíble fachada

Por Denise Allen Zwicker

El Museo Soumaya en la Ciudad de México ha sido descrito como "un trapezoide en movimiento", "una estructura brillante, plateada y casi como nube, reminiscente de una escultura de Rodin", y "el museo más llamativo del mundo". Diseñado por el audaz y joven arquitecto Fernando Romero, también fue llamado "imposible de construir". La fachada, en particular, presentó grandes desafíos.

Si alguien podía hacerlo realidad, sería el dueño, Carlos Slim Helú, el hombre más rico del mundo. Slim construyó el museo del año 2008 al 2011 como parte de la Plaza Carso, su distintivo desarrollo multiusos en Polanco, Ciudad de México. Slim comentó que, debido a que muchos mexicanos no podían viajar por el mundo admirando colecciones de arte, él creía importante albergar una prestigiosa colección de arte internacional en México. Con entrada gratuita, el Museo Soumaya contiene más de 60,000 obras de arte en los seis pisos que ofrecen 6,000 metros cuadrados de área de exhibición. El jardín de esculturas de la planta superior, cubierto por un espectacular tragaluz, muestra numerosas piezas de Rodin. El Museo Soumaya, llamado así en honor a la finada esposa de Slim, también contiene un auditorio con capacidad de 350 personas, una biblioteca pública, una tienda de regalos y un café.

Cada uno de los pisos en el museo tiene una forma distinta, y el peso del edificio es sostenido por un esqueleto de 28 columnas curvas, y siete losas de concreto que enmarcan la caprichosa forma. La compleja fachada, "imposible de construir", consiste de 16,000 hexágonos de aluminio brillantes que parecen "flotar" sobre su superficie, separados por milímetros unos de otros.

Lo imposible, en este caso, tomó aún menos tiempo

Fernando Romero contrató los servicios de Gehry Technologies (GT), fundada por el afamado arquitecto Frank Gehry, para coordinar la compleja ingeniería tridimensional del edificio. La firma es conocida por su software Digital Project™, que comprende un poderoso modelo de construcción, con una herramienta de administración. "Este software permite a los ingenieros visualizar todas las disciplicas de construcción en un modelo tridimensional, previniendo conflictos y permitiendo cambios en tiempo real", explica Roel Castaño, vicepresidente de Geométrica. "Su uso permite que estructuras tan arbitrarias como esta se combinen con diseños detallados a nivel de piso, cubos de elevadores, electricidad, pasos de agua, iluminación y otros detalles. Usando este software, GT desarrolló la mayor parte de la ingeniería de verificación requerida por Romero. Pero aún para GT la fachada era un desafío de enormes proporciones.

"GT, con su modelo virtual, demostró que podía visualizar los hexágonos en la posición correcta", comentó Castaño. "Sin embargo, no es siempre aparente la transformación de las gráficas a construcción real". La orientación superficial y la curvatura variaban en cada punto, en algunos de manera diminuta, lo que complicaba el diseño de la fachada. Esta y otras dificultades hicieron necesaria una estructura secundaria basada en requisitos que parecían imposibles:

  • Adaptarse a la forma real de la construcción sin cambiar el modelo espacial creado por Gehry Technologies.
  • Darle forma a las paredes exteriores e interiores del museo, que no debían estar separadas a más de unos cuantos milímetros de las columnas.
  • Eliminar irregularidades de la superficie y mantenerse continua desde el piso hasta el techo, así como alrededor del edificio.
  • Definir con precisión la posición y orientación de cada uno de los miles de hexágonos flotantes.
  • Adaptarse a la variación de la forma estructural debido a las generosas tolerancias de construcción de la obra negra de acero y concreto.
  • Diseñar, fabricar y construir de manera rápida, con tiempos cortos y de manera simultánea con el resto del edificio.
Geométrica propone una estructura de estilo libre

A comienzos del 2010, dos años después del arranque de la construcción y a tan sólo un año de la inauguración, el equipo de Romero y Gehry aún no encontraba una solución para la fachada. Pero, finalmente, de las variadas respuestas a la invitación, la de Geométrica, una compañía con base en Houston y planta productiva en Monterrey, cumplía cabalmente con cada uno de los requerimientos "imposibles". Se le otorgó el contrato en Febrero de 2010.

Diseño de Fachada Soumaya

Geométrica usó su propio software para diseñar la fachada de 10,000 m2. Para adaptar la estructura a la forma real de la obra negra, Geométrica usó topografía láser para alimentar el modelo reticular, permitiendo a sus ingenieros modificar la geometría GT sólo en los lugares requeridos. Esta topografía y el diseño asociado se llevó a cabo en cinco etapas graduales, a la par de la estructura principal. Los componentes estructurales para cada etapa se fabricaban sólo hasta después de que las adaptaciones por condiciones reales se integraban al software de Geométrica, que en turno alimentaba las órdenes de trabajo para la línea de producción en cada etapa.

La fecha compromiso de entrega era un reto que requirió una logística sofisticada. Cada una de las cinco etapas conllevaba ingeniería de detallado independiente, no sólo para la fabricación, sino para la secuencia de instalación, que debía coordinarse con otras disciplinas laborando simultáneamente en el edificio. Otro factor que influía en el grado de dificiltad de la fachada era que la estructura secundaria tenía que ser instalada sin soporte en el piso, sino colgada de la estructura principal. La instalación de casi 100,000 tubos se logró utilizando mano de obra local no-especializada, laborando alrededor del edificio... y del reloj.

Geométrica produjo 16,000 páneles de acero galvanizado, en forma de rombo, para formar la cubierta estructural. Una membrana impermeable de dos capas se aplicó sobre estos rombos. Los conectores de la estructura proveyeron soporte y localización para los asientos metálicos en los que el centro de cada uno de los 16,000 hexágonos de aluminio se fijaría. Con esto se logró el aparente "flote" de los hexágonos sobre el edificio, tal como Romero había concebido en su inspirada visión.

El secreto se revela... "y se esconde"

El resultado fue maravilloso. Cada elemento se ajustó tal como se predijo en el monitor de la computadora. Hoy, los elementos sobre el museo brillan, acentuando su caprichosa forma. La precisión de la fachada hace que la superficie parezca un elástico encaje que abriga el cuerpo estructural. En el edificio final, la hermosa y secreta estructura secundaria no puede verse bajo los hexágonos; sacrifica su personalidad para lograr la misión de Romero. "El equipo de Geométrica demostró su capacidad, en la ingeniería de la compleja fachada, de proveer soluciones arquitectónicas innovadoras", dijo el Arquitecto.

Un artículo del "Wall Street Journal" describe el resultado de esta manera: "Encerrado en aluminio brillante, el edificio se eleva mas de 50m, antes de cerrar como un hongo de gran tamaño ideado por Magritte. La fachada es un panal de hexágonos plateados. La estructura es ancha en su cresta, y juega con el observador en esta ciudad de terremotos. Los paseantes la observan con emoción que oscila entre curiosidad e inquietud".

Los paseantes tal vez no puedan apreciar la avanzada tecnología que rompe paradigmas y que hace posible este edificio. Aún así, esta estructura Geométrica "secreta" permitirá a arquitectos de todo el mundo jugar con figuras y formas antes imposibles. Hoy el Museo Soumaya es una realidad, y su secreto... sigue oculto.


Soumaya Fachada Diseño Arquitectónico

Soumaya Fachada Diseño Arquitectónico